¿QUÉ ES EL MINDFULNESS?

Mindfulness es simplemente estar realmente aquí y ahora, prestando atención sin juzgar a lo que acontece en este preciso momento.

 

Esto que parece un concepto simple, no es sencillo de llevar a cabo. Nuestra mente tiende a vagar continuamente y saltar de un pensamiento a otro, como un mono que salta de una rama a otra sin descanso. Raramente estamos realmente aquí. Nuestra mente nos mantiene en otro lugar, y muchas veces en otro tiempo, rumiando el pasado, o preocupados con el futuro.

 

Sin embargo se puede conseguir.

 

¿Cómo?

Con dos métodos que se complementan mutuamente: la práctica formal y la práctica informal de Mindfulness

 

La práctica formal de Mindfulness no es otra cosa que meditar. La meditación Mindfulness consiste en mantener nuestra atención en un objeto concreto. Puede ser la respiración, las sensaciones del cuerpo, los sonidos… Por supuesto nuestra mente acostumbrada a vagar, se llenará de uno u otro pensamiento. Es normal. En ese momento amablemente la llevaremos de vuelta al objeto de atención. Y así continuamente mientras dure la meditación.

 

La práctica informal consiste en tratar de estar aquí y ahora, con toda nuestra atención en el momento presente en cada instante, cada día. No es sencillo, pero la práctica diaria de la meditación Mindfulness, aunque sólo sean unos minutos al día, hace que sea cada vez más fácil.

 

¿Y qué conseguimos con todo esto?

Muchísimo. Ahora mismo hay unos 4800 estudios publicados sobre los beneficios del Mindfulness tanto en la salud física como en la emocional y mental.

 

La práctica regular del Mindfulness nos prepara para los momentos difíciles que la vida nos trae a todos en una época u otra de nuestra existencia. Nos hace resilientes. Las dificultades van a surgir igualmente, pero cómo las vivimos cambia radicalmente. Somos más capaces de tomarlas con más calma, con más perspectiva. Emocionalmente las gestionamos mucho mejor.

 

Ahora mismo es ya un hecho ampliamente probado y aceptado por la ciencia que cómo pensamos, nos emocionamos y nos comportamos afecta de un modo muy significativo a  nuestra salud física. De manera que el Mindfulness al cambiar la manera en que pensamos y gestionamos nuestras emociones tiene un impacto muy importante en nuestra salud física. Nuestro sistema inmunitario por ejemplo, es muy sensible a las emociones. Cuando estamos tristes somos más propensos a enfermar.

 

¿Y cómo puedo comenzar ya a practicar?

Puedes comenzar por bajarte esta breve meditación de 15 minutos, y tratar de meditar todos los dias unos momentos.

 

Una de las grandes dificultades en la práctica del Mindfulness es adquirir el hábito de meditar y hacerlo casi todos los días, que es clave para lograr sus múltiples beneficios.

 

Por ello se ha diseñado el curso de reducción de estrés basado en Mindfulness como un programa de sesiones semanales durante 8 semanas, entre otras cosas para ayudar a que se vaya cogiendo el hábito y tener apoyo en todo el proceso en todos los cambios que se van produciendo poco a poco.

 

Puedes ver más información del curso aquí o bien contactar con moc.s1524253873ertse1524253873niset1524253873neg@a1524253873tram1524253873 para consultar cualquier duda que tengas al respecto. Estaré encantada de atenderte 🙂

UN POCO DE HISTORIA…

En 1979, cuando arrancó el programa de reducción de estrés basado en Mindfulness, este programa era un nuevo tipo de programa clínico en una nueva rama de la medicina conocida como medicina conductual, o más ampliamente ahora, medicina de mente-cuerpo e integrativa. Desde la perspectiva de la medicina de mente-cuerpo, los factores mentales y emocionales, las formas en las que pensamos y nos comportamos pueden tener un efecto significativo, para lo bueno y para lo malo, en nuestra salud física y en nuestra capacidad de recuperarnos de la enfermedad y las heridas y llevar vidas de alta calidad y satisfacción, incluso con enfermedades crónicas, condiciones de dolor crónico, y estilos de vida endémicamente estresantes

 

Es un hecho ya científicamente demostrado, que cómo pensamos o nos comportamos, tiene un impacto significativo en nuestra salud física, y en la capacidad de recuperarnos de enfermedades y accidentes.

 

No apreciamos lo que somos capaces de hacer con nuestros cuerpos hasta que estamos enfermos o heridos.

Quiero informarme

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar