5 consejos para sobrevivir a las Navidades

5 consejos para sobrevivir a las Navidades

En estas fechas que se aproximan con múltiples celebraciones, se tiene la imagen idílica de reuniones familiares deben estar llenas de alegría, armonía y felicidad. Sin embargo muchas veces al reunirnos con la familia en Navidades surgen tensiones. Historias del pasado que no se han perdonado, ideologías distintas o formas de ser diferentes y difícilmente compatibles a pesar de ser familia.

¿Qué puedes hacer para disfrutar de las fiestas navideñas a pesar de todo?:

 

Medita al menos unos minutos al día

Si estamos presentes, en el aquí y el ahora, somos capaces de ver las cosas con perspectiva. No sólo eso, también se abre un espacio entre estímulo y respuesta para conscientemente decidir cómo queremos responder, en lugar de reaccionar impulsivamente. Esa reacción impulsiva nos lleva muchas veces a situaciones que posteriormente lamentamos….

Esa capacidad de estar en el aquí y el ahora, y ese espacio de para responder conscientemente en lugar de reaccionar sin pensar ¿cómo se consigue? Para empezar meditando cada día, aunque sea unos minutos, tal vez 15′, o tal vez sólo 5′ .

Y si quieres lograr una diferencia sorprendente a la hora de gestionar esas situaciones problemáticas, es muy recomendable hacer el curso de gestión de estrés basado en Mindfulness. Más sobre el Mindfulness aquí.

Da paseos sólo, con tu pareja y con la familia, y usa tu sentido del humor

Son momentos de convivencia intensa con la familia, que no se suelen repetir a lo largo del año. Las relaciones familiares se ponen a prueba. Por ello es muy recomendable dar algún paseo sólo o con tu pareja, tomarse un respiro y renovar fuerzas.

Fuerzas para tomarse las situaciones con sentido del humor, que tanto alivia las tensiones, y no tomarse uno mismo muy en serio. Saber reírse de uno mismo es una gran capacidad que ayuda enormemente a navegar por los mares de la vida sin naufragar.

Pasear con la familia es también muy saludable. Andando se habla más relajadamente siempre. Y esos momentos de conversación relajada ayudan a sanar relaciones. Si hay problemas no se van a solucionar mágicamente, pero se suele producir cierto alivio y rebaja de las tensiones.

Usa el lenguaje jirafa para transmitir tus emociones y necesidades

El lenguaje jirafa o comunicación no violenta, nos permite comunicarnos con los demás maximizando las posibilidades de generar empatía y conexión. La idea es sencilla, consiste en hablar y escuchar emociones y necesidades, sin hacer que el otro se sienta atacado o culpable. Emociones y necesidades básicas.

“Siento que me estás engañando” no es una emoción. Sin embargo si dices “me siento desconfiado y molesto” sí estás transmitiendo emociones. “Me siento traicionado” implica que el otro te ha traicionado y se sentirá atacado. “Me siento dolido y disgustado” se va a recibir de una manera muy distinta.

Una necesidad básica por otro lado no sería “necesito que saques la basura”. Esto se va a percibir como una orden, no como una necesidad. Sin embargo “Necesito consideración y apoyo en las tareas de la casa” no es una orden y abre la puerta al diálogo para llegar a un acuerdo sobre cómo gestionar esas obligaciones.

Ejercita la compasión hacia tí mismo y hacia los demás

El reconocimiento del sufrimiento propio y ajeno que existe detrás de actitudes o comentarios poco afortunados, y desearse o desearle lo mejor a pesar de todo, es una habilidad para nada baladí, que abre muchas puertas a la reconciliación y a la conexión

Disfruta de todo lo bueno al máximo

Por otro lado la práctica del Mindfulness nos permite disfrutar al máximo de cada instante con nuestra familia… Y de esa manera evitar esa sensación de “no sabíamos lo felices que éramos, hasta que lo perdimos…” Hasta que perdimos esa persona querida, o esa oportunidad de reunirnos en Navidad. Porque las circunstancias de la vida cambian. Tal vez te vas lejos a vivir, o tienes un trabajo que no te permite tomarte libres esos días.

Así que especialmente en estas fechas tan señaladas que vienen, aprovechemos y disfrutemos aquí y ahora cada momento, desde la preparación de la comida o la cena, la comida misma y la compañía, e incluso esa fase de recoger todo y fregar en familia, ¿porqué no?



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar